Algunas especificaciones sobre Proyecto Caperuza.

lo otro en lo mismo

Fotografía: Valeria Andelique.

 

Bajo ningún punto de vista la obra “Proyecto Caperuza (lo otro en lo mismo)” constituye una versión libre o adaptación de los cuentos clásicos para niños: “Caperucita Roja”, “La Cenicienta” y “Blancanieves y los siete enanitos”. Dicha obra fue escrita a partir de dramaturgia de autor-director. En el proceso dramatúrgico se solicita a las actrices que utilicen nombres de los personajes de cuentos a los fines de “deconstruir” su estructura y sentido en tanto cuento y no representatividad de la historia de los cuentos mencionados. De allí que luego que se mantengan posteriormente en el texto; pero dichos nombres no remiten a esos personajes específicos, sino a cualquiera, incluso un personaje de una obra de teatro clásica. Los nombres de personajes fueron sólo disparadores de improvisaciones que luego mutaron y adquieren características alejadas a las versiones de los cuentos.
“Ellas” son personajes “desgajados”- como caracteriza Irazabal al personaje contemporáneo a diferencia del tradicional-, no existen en el texto marcas identitarias que indiquen nombre a dos personajes durante la obra, oficio (supuestamente si fueran los personajes de los cuentos Cenicienta limpiaría por ejemplo o serían princesas, etc.); tampoco hay signos de clase social (nobleza por ejemplo, como si los tienen en el cuento) o vínculos internos entre “Ellas”. Tampoco hay prehistoria, ni psicología del personaje que funcionen como marco interpretativo y que lo conecten o permitan dar cuenta de una versión de esa historia (la de un cuento): no hay príncipe, ni bruja que de manzana,  y si lo hay como cuando se menciona a una abuela, a la de Ella A, este elemento no funciona como en el cuento de “Caperucita roja”, si fuera una adaptación de éste, sino de manera subversiva. Ella B dice:
“…un Cerdo ataca y come a su abuela, después el leñador mata al cerdo y a la abuela. No quiero decir con esto que la abuela estaba a medio digerir, pero….Nunca entendí los enigmas del aparato digestivo, no me voy a poner a discutirle a la gente que sabe. Yo no sé, y el que sabe, sabe. El leñador mató a la abuela. Él fue el asesino”.

Es un cerdo, no el lobo (de Caperucita), y no es este quién mata a la abuela sino un leñador, diferente esto del cuento original. En este sentido en “Proyecto Caperuza” el discurso no es representativo como en los cuentos mencionados, “Ellas” dialogan pero con dificultades comunicativas entre sí, el relato no se asume de manera coherente y orgánica en general como sí ocurre en los cuentos.
También se cuestionan los marcos contextuales, “Ellas” se encuentran en un espacio desterritorrializado: ¿estamos en el bosque, no? dice Ella C cómo si no estuviera segura de ello; No hay lugar a dónde ir- menciona  Ella B.  Son personajes llanos, simples que viven el instante en el cual se juega la existencia, que balbucean “algo” que otro contó (el autor de un cuento) y quedó “grabado” en la memoria. Se presentan  como estados, intensidades (Pavlovsky) flujos y cortes (intercambiables) de un devenir Otro. En este sentido la obra pretende provocar al espectador acerca de la construcción de sentido, su constitución narrativa, siempre parcial y mediada por el orden simbólico hegemónico vigente.
En función de lo dicho puede decirse que la utilización de nombres mencionados es pura casualidad y responde a cuestiones semióticas, podría ser cualquier otra ya que se pone el énfasis en  los cuentos como forma de dar sentido a la experiencia en la vida cotidiana, que en tanto construcción humana es ficticia, da “ilusión de realidad” – “es un sueño dentro de otro sueño”- sólo una mirada. La experiencia compleja y múltiple es más abarcativa que la percepción, de allí que aparecen elementos que parecen caóticos, desordenados, fragmentarios, la forma que se “parece” a lo “real” en un sentido lacaniano. Lo que vemos “es sólo un engaño de los sentidos”. Aquí aparece entonces  un doble juego: uno es el aspecto semántico de la obra y otro es el que refiere a una reflexión sobre el teatro en sí y la concepción  de mundo.
Finalmente cabe aclarar que “Proyecto Caperuza (lo otro en lo mismo)” no fue escrita con la intención de distorsionar o parodiar los personajes de los cuentos ya mencionados, ni cuestionar la tesis que estos predican.

Anuncios

~ por biciclisis en octubre 22, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: